¿Qué es el TDAH?

El TDAH es un trastorno neurológico dado por la presencia de un desequilibrio entre dos neurotransmisores que son la dopamina y la noradrenalina. Estos neurotransmisores actúan sobre la capacidad de autocontrol y la inhibición de determinados comportamientos.

“Dicho en términos sencillos, es un modo habitual de comportarse  el niño que incluye principalmente una gran inquietud, una falta de atención excesiva e impulsividad”.

 (R. Barkley, 1997)

Dentro del TDAH podemos encontrar diferentes tipos del mismo: predominio inatento, con hiperactividad, con impulsividad o combinado.

¿DE DÓNDE VIENE?

Es básico tener en cuenta la herencia genética del TDAH; siendo entre un 20 y un 35% de niños con TDAH hijos de personas también con TDAH.

No podemos olvidar factores como la presencia de problemas en el embarazo o nacimiento, consumo de alcohol por parte de la madre durante el embarazo, tabaco y otras drogas.

En relación a los factores ambientales, en la actualidad podemos señalar que son factores que aumentan o disminuyen la gravedad del TDAH pero que difícilmente lo generan.

SÍNTOMAS PRINCIPALES - COMORBILIDAD

  • Falta de atención

Niños que no escuchan, que no atienden en clase, que cambian constantemente de actividad… El desarrollo de las habilidades atencionales en niños con TDAH es más lento que en las personas sin TDAH. Pese a esto, es un hecho que, aunque la hiperactividad y la impulsividad mejoran con la edad, la capacidad atencional no lo hace totalmente.

Su principal dificultad atencional se basa en la atención sostenida, siendo normal ver a niños con TDAH que atienden a acciones nuevas o que les motivan con relativa facilidad, pero cuando se les pide un mayor esfuerzo no pueden llevarlo a cabo. No obstante, también encuentran dificultades en la atención focalizada, atención selectiva (seleccionar información relevante, inhibiendo la atención a otros estímulos), y la atención dividida (prestar atención a dos cosas a la vez).

  • Hiperactividad

Atendiendo a la definición ofrecida por Miranda y cols. en 1999, se trata de un exceso de movimiento o actividad en situaciones que requieren calma.

El niño con TDAH dirige su energía hacia objetivos que no tienen que ver con lo que profesor y familia han propuesto. De igual manera, este exceso de actividad se da en los momentos y lugares que resultan menos propicios.

  • Impulsividad

Cuando hablamos de impulsividad nos referimos al hecho de dar una respuesta excesivamente rápida sin valorar todas las opciones o analizar consecuencias.

En niños con TDAH observamos que contestan antes de terminar el adulto la pregunta, hablan cuándo “no toca” o sus comentarios están “fuera de lugar” son, además, niños impacientes, les cuesta esperar turnos, interrumpen, etc.

  • Dificultades de aprendizaje

En torno a la mitad de los niños con TDAH presentan dificultades de aprendizaje. Normalmente estos problemas se centran en el procesamiento de la información. También puede ocurrir que, aun sabiendo las respuestas, la impulsividad no les permite responder como deberían.

  • Trastorno negativista desafiante - trastorno de conducta

El trastorno negativista desafiante es la mayor comorbilidad en el TDAH. Así, es común ver a los niños con TDAH como niños irascibles, fácilmente “enfadables”, etc. Pero aun así debemos señalar que gran parte del Trastorno negativista desafiante no está en la persona y sí en el entorno que la rodea.

  • Inmadurez

La mayoría de los niños con TDAH con más inmaduros que el resto y les cuesta tolerar la frustración, no respetan las reglas del juego, si se equivocan en su trabajo prefieren romperlo que aceptarlo y suelen tener rabietas.

  • Ansiedad

En torno al 10 y el 40% de los niños con TDAH padecen desórdenes de ansiedad.

HABILIDADES SOCIALES

Si atendemos a los síntomas que hemos citado es fácil de explicar que los niños tienden a rechazar a un niño que no cumple las normar, que molesta, que no para…

AUTOCONCEPTO Y AUTOESTIMA

Cómo me veo y cómo valoro esa forma de verme, autoconcepto y autoestima. Ambos se construyen interactuando con el medio, por ello, es normal que niños con TDAH, con problemas de relación con los otros, presenten tanto un autoconcepto como una autoestima negativas.

 

Gabinete Psicopedagógico

Colegio El Porvenir


Volver

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso