El poder de las palabras en las relaciones sociales; "SOLO ERA UNA BROMA..."

Como hablamos a los demás, las palabras que utilizamos, el tono en el que nos dirigimos, el gesto con el que acompañamos ambas cosas, es clave en las relaciones interpersonales y además incide también en la autoestima del otro.

Darnos cuenta de esto nos ha llevado a trabajar en las clases de tutoría de 2º ESO la actividad “SOLO ERA UNA BROMA…”.

Esta actividad está basada en una publicación que El Profe Miguel tiene en Twitter. Nuestro objetivo es trabajar el micro acoso escolar para concienciar a nuestro alumnado del alcance de sus palabras y sus actos.

Para ello hemos utilizado el juego Jenga, hemos dividido a los alumnos en dos grupos de 7 jugadores y el resto de la clase ha realizado el rol de espectadores del juego. Éstos últimos debían estar en silencio y sin hacer ningún comentario.

Cada juego Jerga representa una persona. Comenzamos el juego retirando una pieza a la vez que decimos una cosa negativa de alguien, cuando la torre se cae les explicamos que, como ocurre con la torre, cuando las personas recibimos comentarios negativos de los demás nos hacemos daño y poco a poco podemos “destruirles”.

En un segundo momento les pedimos que hagan el ejercicio al revés, construir una torre diciendo cosas bonitas que han dicho, que les han dicho, que les gustaría que les dijeran, que les gustaría decir, que han oído…

Tras jugar durante un tiempo comenzamos una reflexión en grupo sobre lo que acaba de pasar. Se dan cuenta de que al igual que pasa con la torre, es más fácil destruirla que construirla, a las personas también podemos hacerles daño fácilmente. Incluso sin darnos cuenta.

La actividad ha terminado con una reflexión individual que han plasmado respondiendo a una serie de preguntas y por las respuestas es fácil adivinar que hemos conseguido nuestro objetivo:  hacerles conscientes del poder de las palabras.

 

 


Volver