La autonomía en la alimentación y en las relaciones sociales

Los más pequeños también tienen que desarrollar su autonomía en dos cuestiones que, en muchos casos, también están relacionadas: la alimentación y las relaciones sociales. A continuación, os damos unos consejos del equipo de nuestra Escuela Infantil o guardería.

Alimentación

Fomentar la autonomía en alimentación no solo implica saber usar los cubiertos sin ayuda, sino también aprender a comer de todo, en la cantidad y tiempo adecuado. Algunas acciones comunes para todos los casos (que pueden y deben adaptarse según cada situación), son:

  • Permitir que exploren la comida con las manos cuando son más pequeños.
  • Propiciar que los niños coman solos y usen los cubiertos.
  • Reducir las posibles distracciones, como televisión o juguetes, en el momento de comidas.
  • Potenciar que el niño beba en vaso, reduciendo el uso de biberones.
  • Introducirles progresivamente alimentos con sabores y texturas diferentes.
  • Que ayudeb a recoger la mesa, por ejemplo, colocando su plato y vaso dentro del lavavajillas o acercándolo al fregadero.
  • En la medida de lo posible, es importante que el niño comparta el momento de la comida con el resto de la familia: le proporcionará modelos adecuados.

Relaciones sociales

Además de las rutinas diarias, la relación de los más pequeños con las personas de su entorno es una dimensión en la que es igualmente importante fomentar hábitos de autonomía desde que son pequeños.

En este caso, esta autonomía está muy relacionada con las habilidades comunicativas de los más pequeños aunque, al igual que ocurría en los casos anteriores, desde su nacimiento, los adultos actuamos como modelo, por lo que es importante tener en cuenta algunos aspectos.

Algunas pautas útiles para fomentar hábitos y autonomía en la relación con el entorno, son:

  • Pedir las cosas por favor y dar las gracias.
  • Saludar a la gente y decir adiós cuando alguien se marcha.
  • Respetar los turnos de juego y escucha.
  • Fomentar que los niños pidan permiso y compartan sus juguetes con los demás.
  • Respetar el turno en una fila.

Finalmente, mencionar que es muy importante que todos los hábitos de autonomía se aborden de manera coordinada desde todos los ámbitos del desarrollo de los niños, para lo que es fundamental potenciar la coordinación entre escuela y familias.


Volver