Pautas para organizar nuestro tiempo de estudio (Secundaria y Bachillerato)

En estos días en los que debemos permaneces en casa, es necesario que generemos un ambiente que invite y ayude al estudio. A continuación, os facilitamos desde el Gabinete Psicopedagógico algunos consejos útiles que os pueden ayudar.

HORARIO

tener un horario de trabajo, dividido por actividades o asignaturas nos ayuda a organizar tanto nuestro tiempo como nuestras ideas. Puedes utilizar como referencia el horario de tus clases habituales.

También es muy importante que establezcas un horario para levantarte, descansar, comer…

ESPACIO

Crea tu espacio de estudio. Cuando nos sentimos a gusto en un lugar se favorece que estemos allí más tiempo (y de más calidad). ¿Cómo puedes hacerlo? Procura que sea siempre en tu habitación y evita lugares de cada dónde haya más ruido, como, por ejemplo, el salón.

Olvídate de estudiar en el suelo o en la cama ya que tu espalda puede resentirse. Lo mejor, una mesa y una silla que sean cómodas para ti y que permitan a tu espalda estar recta, formando con las pierna un ángulo de 90 .

Lo ideal es tener una temperatura que ronde los 20 ºC. El frío hace que nos pongamos tensos, nerviosos… lo que dificultará nuestra concentración. Con el calor, por el contrario, puede entrarnos sueño.

Siempre que puedas utiliza luz natural, pero si no es posible busca un foco de iluminación que colocarás en el lado contrario a tu mano dominante (si eres diestro pondrás la luz a la izquierda y si eres zurdo a la derecha). De esta manera evitarás que se proyecte una sombra sobre el papel, pues esta sombra puede provocar fatiga en tus ojos.

Periódicamente ventila tu habitación para que entre aire fresco.

SIN DISTRACCIONES

Evita todo tipo de distracción para hacer que tu tiempo de trabajo sea efectivo. Si no eres capaz de evitar echar alguna miradita al móvil, déjalo fuera de tu habitación; de esta manera serás más consciente si tienes la tentación de ir a verlo.

Hay gente a la que le gusta estudiar con música… bueno, no es lo mejor para concentrarse, pero si ya estás acostumbrado a hacerlo utiliza música instrumental que sea lo más tranquila posible (en esta ocasión la música clásica no siempre es adecuada).

TODO A MANO

Antes de sentarte a estudiar coge todo lo que necesites (cuaderno, lápiz…), evitarás levantarte constantemente y no entorpecerá a tu concentración.

EVALÚATE

Cuando termines de estudiar, haz una pequeña autoevaluación de cómo lo han hecho y modifica esas pequeñas cosas que no te han dejado sacar el máximo provecho.

 

Belén González Sequera

Gabinete Psicopedagógico


Volver

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso