Lema de enero: "Me relajo y respiro. Expreso lo que siento sin atacar o culpar"

Siguiendo con el desarrollo del Programa Educación Responsable, durante el mes de enero trabajaremos la variable autocontrol. El lema elegido para ello es:"Me relajo y respiro. Expreso lo que siento sin atacar o culpar".

Entendemos autocontrol o autorregulación como "El control del niño para cumplir con las expectativas sociales; su capacidad para inhibir los impulsos y posponer la gratificación inmediata o renunciar a ella en espera de una gratificación posterior" (BDH Fundación Botín).

Objetivo principal

El objetivo principal al trabajar esta variable es ayudar a nuestros alumnos a madurar de forma equilibrada y armónica de manera que sean cada vez más autónomos a nivel emocional y, por tanto, capaces de responder a los estímulos ambientales eligiendo la respuesta después de haber reflexionado, y no de un modo automático ante una situación.

En este sentido, además, cuando somos capaces de ejercer autocontrol sobre nuestros impulsos experimentamos resultados más positivos en distintos ámbitos de nuestra vida, somos capaces de esforzarnos en el alcance y consecución de metas o logros y mejora nuestra interacción social.

Por tanto, es importante que desde las edades más tempranas ayudemos a nuestros alumnos a reconocer sus emociones y la reacción a la que nos llevan para ser capaces de controlar la respuesta que deseamos dar.

En Educación Infantil las estrategias para el autocontrol están basadas más en conductas motrices (patalear, salir del lugar, gritar…) que cognitivas y les cuesta controlar sus impulsos hasta bien finalizada la etapa.

Siguiendo el marco teórico del recurso Banco de Herramientas, los tres pilares básicos sobre los que se puede asentar una acción educativa dirigida a mejorar la capacidad de autocontrol de los alumnos son:

  • El fomento de la capacidad de tolerancia a la frustración
  • El aprendizaje de la demora de refuerzo
  • El dominio de auto-instrucciones para guiar el propio comportamiento

Cómo pueden ayudar las familias

Teniendo en cuenta estos tres aspectos y como recomendación para las familias pueden favorecer el desarrollo de la capacidad de autocontrol de vuestros hijos con la enseñanza de formas concretas de actuar de forma correcta y adaptada al entorno social.

Es decir, proporcionarle alternativas de acción que sustituyan a las que suponen un riesgo sin perder de vista que sois modelo de comportamiento y que imitarán vuestras conductas, actitudes y respuestas a diferentes situaciones.

 

Gema Mª Martín Hierro
Responsable del Programa de Aprendizaje Social y Emocional

Volver

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso