ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

Vamos a trabajar unas estrategias de aprendizaje que nos resultarán útiles para comprender grandes cantidades de información.

 Los pasos implicados son:

  1. PRELECTURA

  • ¿Qué es? Lectura rápida y global del contenido
  • ¿Para qué sirve?
    • Para tener una idea general de los que nos tenemos que estudiar.
    • Para conectar la información nueva con los conocimientos previos. Consiste en que, al ir leyendo, si tenemos ya unas ideas o una información interiorizada, esta nos va a surgir y podemos ir explicándonos determinados “porqués”.
    • Facilita la posterior atención y la lectura comprensiva.

 ¡Ojo! No se trata de leer de forma profunda, ni de memorizar, eso será posterior.

  •  ¿En qué nos fijamos? Va a variar en función del material con el que vayamos a trabajar, pero en nuestro caso nos vamos a centrar en libros de texto: 
    • Miramos en el índice las partes del tema si lo hay.
    • ¿No lo hay? pues miramos los títulos de los diferentes apartados.
    • Palabras destacadas: negrita, cursiva, color, etc.
    • Cuadros resumen, conclusiones, etc.
    • Anotaciones al margen o al pie de página.
    • Ilustraciones, gráficos, etc.
  • ¿Cómo se hace?
    • Se puede leer el principio y el final de cada párrafo.
    • No hay que vocalizar (leer moviendo los labios, pero sin emitir sonidos).
    • Tampoco debemos seguir la lectura con el dedo/lápiz porque lo que buscamos es tener una idea más global.

2. LECTURA COMPRENSIVA

En esta ocasión, se hará una lectura mucho más en profundidad. Para poder leerlo de forma correcta utilizaremos un diccionario por si no entendemos algunas palabras o una guía o libro que nos ayude a comprender mejor.

Si tras esta lectura hay ideas que no comprendemos, necesitamos preguntar a los profesores para que nos den una nueva explicación.

3. ANOTACIONES MARGINALES/ANOTACIONES AL MARGEN

Normalmente, estas anotaciones se hacen en una segunda lectura comprensiva pero si somos capaces de hacerlo, lo podemos llevar a cabo en la primera.

Consiste en ir anotando al margen ideas que nos vayan surgiendo, ideas principales, datos importantes, etc.

También podemos utilizar símbolos, por ejemplo, una bombilla para representar ideas importantes o una exclamación, interrogantes cuando desconocemos el significado de un párrafo, etc.

4. SUBRAYADO

A veces, cuando subrayamos, cometemos errores como, por ejemplo, no haber realizado los pasos anteriores y, según leemos por primera vez, comenzamos a subrayar. Otro error muy común es subrayar gran cantidad de información.

Para hacerlo de una forma correcta debemos:

  • Subrayar lo esencial, de lo contrario, subrayar perderá por completo su significado.
  • Si leemos las ideas que han sido subrayadas, éstas deben tener sentido por sí solas, aunque nos de la sensación de ser un telegrama si lo leemos.
  • Utilizar alguna forma de resaltar ideas más importantes, por ejemplo, utilizando dos colores, doble subrayado, etc.
  • Si queremos marcar un párrafo, se haría haciendo una línea vertical en el margen. Esto se haría si, por ejemplo, hay que subrayar una definición completa.
  • Si es necesario podemos hacer un primer subrayado a lápiz y luego otro con colores, etc. Pero, si hemos hecho los pasos anteriores, no debería ser necesario.

5. RESUMEN

Se hace a partir del subrayado. Se trata de poner en orden las ideas que pueden parecer inconexas y, como ya hemos dicho, telegráficas.

Además, el hecho de pasar de tener que estudiar por ejemplo 10 hojas a tener 4 hace que nos motivemos, ya que parece que tenemos menos materia.

6. ESQUEMA Y MAPA CONCEPTUAL

Este apartado se divide en dos, y nos ayuda a recoger información una vez hayamos estudiado el resumen. Podremos usar cualquiera de estos dos pasos:

6.1. Esquema

Nos sirve para organizar de modo lógico las ideas. Para que el esquema te sirva para estudiar:

  • Clasifícalo bajo tu criterio.
  • Utiliza tus propias palabras: esto hará que sea más fácil de recordar.
  • Las frases tienen que ser cortas y precisas.
  • Sustituye palabras por símbolos, como por ejemplo las flechas.
  • Es conveniente pensar un título que resuma el contenido
  • Tipos de esquemas:
  • De llaves: las ideas de una misma categoría se “encierran” con una llave.
  • De barras: es muy parecido al de llaves pero la idea principal va en la parte superior y, en lugar de llaves, se utilizan barras.

 

                     

  • De números: este tipo de esquema no se utiliza mucho para estudiar, es más usado en trabajos, investigaciones, etc.

 

  • De símboloses como el anterior, pero sustituimos números por símbolos, cada apartado o bloque tendrá un símbolo diferente.

 

  • De letras: funciona igual que los dos anteriores, pero esta vez con letras.

6.2. Mapa Conceptual

 El mapa conceptual es una forma de organizar las ideas tras todos los procesos anteriores. Su forma es muy significativa y, una vez aprendemos a hacerlos, son muy útiles.

Las ideas que tengan la misma importancia deben estar a la misma altura, tener la misma forma y el mismo color.

7. ALGUNOS TRUCOS…

  • Descansar: es necesario dormir al menos 8 horas, y mejor si te acuestas y levantas todos los días, más o menos, a la misma hora.
  • Combinar tiempo de trabajo con tiempo libre: para tener tiempo libre hemos de haber tenido un tiempo de trabajo previo. De esta manera, también tendremos más motivación para trabajar que si tenemos primero el tiempo libre y, luego, el del trabajo.
  • Relajación: importante sobre todo en exámenes.
  • Lugar de estudio:
    • Debe ser un sitio tranquilo, si hay ruidos, gente pasando, la TV encendida, etc., será mucho más difícil que lleguemos a concentrarnos.
    • Tiene que estar bien iluminado. La mejor manera de iluminar nuestro lugar de estudio es con luz natura, cuando esto no es posible, mejor usar una bombilla de color azul ya que dañan menos la vista.
    • Si tenemos una ventana por donde entra la luz o una lámpara, debe estar colocada al lado contrario del brazo con el que escribáis (si eres diestro debe estar a la izquierda y si eres zurdo a la derecha), de lo contrario provocará sombra y esto hará que los ojos se fatiguen más.
  • Temperatura: también es importante ya que tenemos que sentirnos cómodos (por tanto no puede hacer demasiado frío y demasiado calor puede hacer que nos adormezcamos).
  • Mobiliario: es también un elemento clave. La mesa, si es amplia, mejor. En ella deberemos tener lo indispensable: estuche, hojas, libros, etc. Y podemos tener además, una botella de agua. Lo demás, por ejemplo el móvil, no hace falta.
  • Tiempo de estudio: el estudio debe ser diario y, normalmente, a la misma hora.

Estudiar por la mañana o por la tarde dependerá del biorritmo de cada uno, pero hay que tener en cuenta:

  • Por la mañana se aprende más deprisa, pero el olvido es mayor.
  • Por la tarde se aprende más despacio, pero se olvida más difícilmente.
  • ¿Cómo distribuir el tiempo de estudio?
  1. Lo mejor es empezar por las asignaturas que nos supongan una dificultad media y dedicarle unos 45 minutos.
  2. Después, hacer un descanso de 5 minutos- ¿Por qué no más? Porque perderíamos todas nuestra concentración y tendríamos que empezar a trabajar la atención desde 0.
  3. Si observamos la gráfica, cuando nuestra atención llega al punto más alto, ¿qué tipo de asignatura deberíamos estudiar? Deberíamos estudiar aquella que nos suponga una mayor dificultad, dedicándole unos 45 minutos.
  4. El descanso que nos tomaremos ahora no debe superar los 10 minutos.
  5. Ahora es tiempo de dedicarnos a la asignatura que nos suponga menor dificultad, primero porque estamos ya cansados y nuestra atención está decreciendo y segundo, porque dejar para el final aquello que nos resulta más fácil nos motiva más.
  6. Cuando empieces a estudiar es necesario que tengas todo lo que necesites, de esta forma, no tendrás que estar levantándote cada dos por tres, porque eso hace que pierdas concentración.

El olvido:

Imaginemos que ha pasado una semana desde la explicación y no hemos repasado nada, recordaremos tan sólo un 2 ó 3%. Pero si hemos repasado, a la semana, seguiremos recordando entre un 80 ó un 90%. Si en este punto volvemos a repasar, recordaremos el 100% nuevamente.

Tras quince días, si no has repasado nada, probablemente no recuerdes nada. Si has hecho un repaso a los 2 días, recordarás un 60%, si has hecho un repaso una semana después, recordarás entre un 80 y un 90% y si vuelves a repasar recordarán de nuevo un 100%.

Por eso, si estudias semanalmente lo que has visto en clase, el estudio te costará muchísimo menos.

 

¿TE ANIMAS A PONER TODO ESTO EN PRÁCTICA?


Volver

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso