EL NIÑO DE 2 AÑOS

A ESTA EDAD…

  • En este tiempo empieza la importancia de sentirse una persona diferente al adulto: afirmación del yo. También suele ser un tiempo en el que el niño/a mayoritariamente está maduro para controlar el esfínter, establece relaciones con otros niños/as y… surgen los conflictos de autoridad (lo que el niño quiere y lo que los padres piden), así como comportamientos poco “adaptados” ("esto es mío", pide atención constante…) y esto puede generar las temidas RABIETAS.
  • Relacionarse con el entorno, con objetos… son un paso previo para un futuro aprendizaje (EXPERIMENTACIÓN) que junto al juego fomentará el desarrollo.
  • Ejercicio: el ejercicio aumenta porque es capaz de desplazarse con mayor soltura y por tanto aumenta su apetito, favorece el sueño y hace que conozcan y desarrollen sus capacidades de movilidad.
  • Lenguaje:  empieza a expresar muchas más cosas y también empieza a mostrar interés por el entorno y las personas y lo transmite de forma oral: “¿Y eso?”, “¿Y por qué?”.
  • Juego simbólico:  juega a “como si…”, a imitar.

ESAS COSAS QUE NOS PREOCUPAN…

Lenguaje

Que los padres hablen (verbalicen) con el niño/a es algo básico, pues aparte de desarrollar el lenguaje el niño/a interactúa con sus padres y así expresa y completa la satisfacción por el entorno que le rodea.

¿Cómo lo estimulamos?

  • Describir las cosas.
  • Pedir que nombre lo que quiere (no sólo el gesto).
  • Cuentos cortitos y preguntas sobre ellos.
  • Favorecer los juegos en los que podamos interactuar.
  • Ver fotos, pasear… todo eso mientras vamos contando lo que vemos.

 Autonomía

A esta edad el niño/a debería ir haciendo ciertas cosas solo, por ello es necesario fomentar estos hábitos:

¿Cómo lo estimulamos?

Comida:

  • Beber solo de un vaso.
  • Usar la cuchara para comer “solito”. (Al final podemos introducir el tenedor para pinchar cosas blanditas).
  • Limpiarse con la servilleta.

 Vestido:

  • Ponerse y quitarse calcetines.
  • Pegar /despegar velcros.
  • Subir/bajar pantalones.

 Aseo:

  • Puede lavarse dientes, manos y cara.
  • En la bañera/ducha usar la esponja.

 Esfínteres:

  • En este tiempo suelen estar maduros para comprender este proceso; cuando empiece a manifestar sus necesidades (verbal/gestos) empezamos a introducir el orinal:
    • Ir sentando al niño poco a poco, no debe estar mucho tiempo sentado y elogiar el intento. Cuando más agradable y menos desagradable sea la situación más posibilidades hay de que no haya rechazo.
    • Alabar avances para que se sientan orgullosos de sus progresos como un triunfo.
    • Ropa cómoda: facilita la autonomía y refuerza autoestima.
    • Esto es un trabajo de equipo CASA-ESCUELA.
    • Una vez que todo esto esté superado, el niño no tenga problemas con el W.C, es el momento de quitar el pañal, podemos hacer partícipe al niño y preguntarle si quiere que le quitemos el pañal que ya se va haciendo mayor, motivarle positivamente y sin forzarles, sin regañarles.

 EN GENERAL…

  • Todo esto siempre se dará en un ambiente relajado y olvidándonos de conseguir algo antes de que esté maduro/a para ello.
  • Nos tenemos que olvidar de las prisas.
  • A los niños/as le gustan las rutinas y le dan seguridad.
  • Tenemos que ser firmes, pero cariñosos.
  • Olvidarnos de gritar.
  • Si vamos a introducir algún cambio buscar un momento que tengamos estabilidad familiar.
  • Celebrar cada pequeño logro: refuerzo positivo.
  • SOBRE TODO: divertirse con su hijo/a.

 

La infancia tiene sus propias maneras de ver,

pensar y sentir; nada hay más insensato que

pretender sustituirlas por las nuestras.

 

Jean Jacques Rousseau

 

 


Volver

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso