Te recomendamos el libro Educar en el Asombro de Catherine L´Ecuyer

"Pasamos el primer año de vida de un niño enseñándole a andar y a hablar, y el resto  de la vida a guardar silencia y sentarse. Algo no funciona." de Neil Degrasse Tyson. La lectura de esta cita me hace reflexionar sobre qué elementos debemos buscar desde los colegios y, por supuesto, desde las familias para no ser partícipes de dicha contradicción.

En la búsqueda de esos elementos que no funcionan, nuestro colegio pone especial interés en que nuestros alumnos sean artífices de su propio aprendizaje, dándoles las herramientas necesarias para ello a través del desarrollo de la Educación Emocional y el Aprendizaje Cooperativo desde Educación Infantil hasta Bachillerato.

Ambos ayudan a que nuestros alumnos sean capaces de desarrollar su propia identidad, de poner en práctica e interiorizar destrezas de ayuda y colaboración, habilidades de comunicación e interacción social, buscando en este proceso hacer realidad nuestro lema “Educar para la vida”.

En este sentido, os recomendamos la lectura del libro “Educar en el Asombro” de Catherine L´Ecuyer en el que se pone de manifiesto la importancia que tienen: el misterio, el juego libre, la naturaleza, el silencio, la espera, el propio descubrimiento…, en el desarrollo de nuestros niños.

Sin negar todos los elementos anteriores, hoy tendemos más a organizarles el tiempo con un sinfín de actividades que les impide observar lo que les rodea y preguntarse por qué ocurren las cosas. Este exceso de estímulos hace que, en numerosas ocasiones, no les valga lo que les damos porque necesitan más. Están ansiosos y desengañados porque antes de ofrecerles la posibilidad de preguntar ya les hemos dado la respuesta.

Todo ello tiene su reflejo en el aprendizaje puesto que aprender es un proceso que necesita tiempo, que implica descubrir, encontrar respuesta a las necesidades e intereses que van surgiendo en este mismo proceso. Son necesidades e intereses que han de surgir del propio niño.

Dejemos a nuestros niños que descubran por sí mismos los misterios que les rodean.


Volver

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso